Giuliano Carmignola y la Venice Baroque Orchestra

Lo perfecto es enemigo de lo alucinantemente bueno. Giuliano Carmignola (Treviso, 1951) hizo recordar esta cierta frase de Voltaire al público que abarrotó el Auditorio del Colegio Santa Úrsula (Santo Toribio 150, San Isidro), como rara vez sucede en los conciertos de la temporada de abono de la Sociedad Filarmónica, y que además aplaudió y…